Reprochan abandono en Monte Escobedo






MONTE ESCOBEDO. La alcaldesa del Partido Acción Nacional (PAN), Adriana Carolina Blanco Sánchez reprochó al gobierno estatal que tenga abandonado al municipio, donde en los últimos días ocurrieron enfrentamientos armados entre grupos delincuenciales.

Acusó que el retiro del destacamento del Ejército desató la ola de violencia que padece la población, y que sólo les enviaran elementos de apoyo.

“Ya tenía un destacamento aquí de base y por cuestiones de logística del gobernador, no sé, nos lo quitaron […] y como que nos daban apoyos por temporadas y es la situación que agravó al municipio (en inseguridad)”.

Ciudadanos afectados por los hechos de violencia, quienes prefirieron el anonimato ante el temor en el que viven por las balaceras ocurridas el lunes y el sábado, cuando al menos dos personas perdieron la vida, confirmaron lo dicho por la presidente municipal, al referir que el gobierno los dejó solos, pues en general los hechos delictivos (cualquier tipo) quedan impunes y “sí se asusta uno”.

De la misma manera, testigos del lugar informaron que este lunes “más de una hora estuvieron echándose cabronazos (los grupos antagónicos)”.

La alcaldesa refirió, al igual que el secretario del ayuntamiento, Fidel Castañeda Reyes, que actualmente la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) tiene un sólo elemento acreditado, y tres más colaboran como policías auxiliares.

Sin embargo, todavía este martes, el secretario desconocía que sólo le quedaban dos elementos, ya que el tercero se dio de baja a partir del lunes, pues es hijo de Sergio “N”, alias La Cirquera, quien resultó muerto tras la refriega de ese día.

Carolina Blanco dijo que después de los enfrentamientos, el mismo lunes, la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) le informó que el destacamento retomaría sus funciones de manera permanente.

A pesar de la situación que se vive, negó que se haya recrudecido la violencia en la cabecera municipal y comunidades, ya que los muertos son personas que están involucradas con algún grupo delincuencial originario del municipio vecino de Valparaíso.

“Aquí la situación es que cuando pasa algo viene gente normalmente de Valparaíso y se generan estos enfrentamientos y ellos se retiran […] el municipio está completamente en calma”.

No obstante, aunque ciudadanos y comerciantes, y el mismo secretario del ayuntamiento reconocieron que fueron muchos los muertos tras distintos hechos originados en los últimos meses, la presidente municipal aseguró que en días recientes sólo fueron dos los enfrentamientos ocurridos el sábado y la tarde del lunes; e insistió que “es por gente que no vive en Monte Escobedo”.

“Es gente ajena al municipio, que van en busca de gente que está involucrada con ellos […] todo esto es porque hay gente que consume su mercancía, porque hay gente del municipio que se involucra con ellos […] es gente que no anda bien”.

Blanco Sánchez comentó que la colonia La Loma no representa una zona de alta incidencia en inseguridad, a comparación con la comunidad El Durazno, que sí es considerada un foco rojo.

Asimismo, a pesar de que la cabecera municipal se encuentra resguardada por elementos del Ejército, Policía Estatal Preventiva (PEP) y Policía Federal (PF), la alcaldesa pidió a la población protegerse en sus viviendas ante la alta posibilidad de nuevos enfrentamientos, y a su único elemento, ver por el bien de la ciudadanía.

 

Hay mucho trabajo aquí

Uno de los elementos de seguridad, quien por obvias razones omitió su nombre, comentó que prácticamente él queda solo en la corporación, junto con el director. Su compañero trabajó ese lunes y le tocó la balacera.

“Hay mucho trabajo aquí”, comentó al recordar que el tercer compañero renunció tras la muerte de su padre. “Ya no trabajará porque le mataron a su papá”.

Recordó que en la administración pasada eran más elementos, ocho en cada turno; además portaban armas, pero ahora sólo traen tolete. Comentó que sus compañeros se salieron por distintas causas. Algunos, lamentó, porque no supieron qué contestar cuando les hicieron el examen de confianza “y los botaron”, aun cuando no tenían que ver con algún ilícito.

“¿Trae camarógrafo?, póngase al rato, esto va a seguir, está caliente; si quedó un herido, van a venir por él”, advirtió uno de los entrevistados.

El secretario del ayuntamiento, Fidel Castañeda, aseguró que no le tocaron los hechos del lunes; pero por la noche, a su regreso a Monte Escobedo, se encontró a los elementos de la base militar que volvían a retomar sus puestos y a un grupo de estatales.

También agregó que entre todos suman 44 elementos de refuerzo; 30 del Ejército, y unos 14 de la Estatal, cuando con anterioridad tenían la presencia de 200, quienes venían incluso de la Ciudad de México.

Explicó que los elementos abandonaron la base hace alrededor de 15 días; “desgraciadamente los militares se tienen que retirar y esto ocurre cuando no están presentes”, dijo en total hermetismo, para no dar más detalles ante la situación de riesgo.

No obstante, reconoció que la lista de muertos por la violencia es grande; recordó del acribillado del sábado, y uno más que resultó herido tras este hecho. “Son muchos asesinados”, dijo al referir al ejecutado el lunes y que este martes iba a ser sepultado por la tarde, además de los cuerpos de una pareja encontrados en el paso del río; otros más en la fosa clandestina de Valparaíso, en la presa y en la barranca.

Además insistió: “nomás se retiran (los soldados) y tenemos el problema encima”. Por ello, solicito el apoyo del gobierno estatal “para que no nos dejen desprotegidos y que de vez en cuando nos envíen a la Estatal”.

En la calle, la gente descansa en el jardín, principalmente personas mayores, quienes comentaron sobre los hechos. Al preguntarles si sienten temor por la inseguridad respondieron “nomás diario, pos cómo no; ojalá mi Padre Dios nos ayude y la virgencita porque está triste esto”.

Otros más consideraron que sólo los que andan en su rejuego son los que deben temer. No obstante, reconocieron que están abandonados por el gobierno, que llega y sale “y ni caso hace”, pues los hechos quedan impunes.

Recordaron que tras los hechos del sábado, al dueño de la gasolinera lo retaron y prácticamente lo obligaron a huir del pueblo, bajo advertencia de que, de abrir de nuevo el negocio,  lo quemarían, como hicieron con un potrero el lunes durante la balacera.

El grupo de hombres, quienes también prefirieron el anonimato, aseguraron que tres individuos están en el hospital; además, los grupos rivales balearon la casa de la madre de uno; fueron tantas las balas, dijeron, que no se explican cómo no murió la mujer.

En uno de los comercios, varias mujeres coincidieron sobre el temor de vivir en Monte Escobedo, ante la ola de violencia. “Apenas nos estábamos recuperando porque por mucho tiempo todos los días tuvimos un difunto diario”.

Una de las dueñas de los establecimientos comentó que el lunes los hechos comenzaron alrededor de las 18 horas, cuando todos partían rumbo al panteón a sepultar a Elías “N”. Se puso un hombre en cada esquina, incluso algunos vigilaron hacia el panteón y dirigieron el tráfico. “A las 6 (de la tarde) empezaron a oírse los primeros disparos; yo venía a abrir a esa hora en la tarde, pero al oír los balazos me subí otra vez al carro”.

 

NOTA RECUADRO

Vigilará policía de

manera permanente

 

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), Ismael Camberos Hernández, expuso que tras las agresiones que se suscitaron en Monte Escobedo, este lunes la policía estatal vigilará de manera permanente, ya que la demarcación sólo tiene un elemento de policía municipal.

Expuso que los hechos se produjeron debido al enfrentamiento de grupos delincuenciales que operan en esta región que colinda con Jalisco.

“Son dos grupos antagónicos. Son dos cárteles que tienen algunas rencillas y es una agresión directa que tenían planeado entre ellos”, sentenció.

Ante ello, Camberos Hernández aseguró que se trabaja en coordinación con los elementos de seguridad pública de Jalisco.

“Tenemos una estrecha colaboración con todos los secretarios de Seguridad Pública de la región, entre ellos Jalisco. De inmediato nos pusimos en coordinación y comunicación para cerrar los espacios. Jalisco logró la detención de una persona con un arma corta y un arma larga en el municipio de Mezquitic”.

El funcionario estatal recalcó que sólo se trató de las agresiones y descartó que se suscitaran levantones en el lugar de los hechos.

“Fue nada más una agresión armada, no se llevaron a nadie levantado y sí se llevaron a dos personas lesionadas que fueron trasladadas al hospital de Jerez y posteriormente al de Zacatecas”.

Por su parte, Alejandro Tello Cristerna, gobernador del estado, expuso que trabajarán para fortalecer la policía estatal, por lo que ya se tiene cerca de mil 100 elementos.

“Prometí llegar a mil. Hoy estamos llegando a mil 100 con controles de confianza. Eso es importante. No me cansaré de hacer un llamado. La seguridad no sólo es responsabilidad del gobernador. Hay 58 presidentes municipales. El estado es muy grande y nos tenemos que poner la camiseta”, refirió.

Finalmente, agregó “hago una invitación, no solamente a los actuales, sino a quienes aspiran a llegar a dirigir un municipio que sepan que mucha de su inversión tiene que venir en ese tenor”.